7 Cosas que cambian cuando eres madre por primera vez

Todos podemos creer una idea de cómo cambia la vida cuando eres madre. No obstante, lo cierto e que los cambios pueden ir mucho más allá de lo que imaginamos. El ritmo de vida, las prioridades e incluso la vida social son diferentes. Ojo, esto no significa que sea peor todo, simplemente la vida se amolda a un elemento nuevo, tu bebé. Te hablamos de 7 cosas que cambian cuando eres madre por primera vez.

Cómo cambia la vida un bebé

Olena Yakobchuk || Shutterstock

Cómo cambia la vida cuando eres madre

No nos pongamos nerviosas, sí, la vida va a cambiar, pero no necesariamente para mal. Es cierto que con un niño todo es distinto. Además, siendo el primero, esta experiencia será una experiencia completamente desconocida, pero también apasionante.Si eres primeriza fíjate en las cosas que cambian cuando eres madre para que no te cojan por sorpresa, ya te adelantamos que en este caso no profundizamos en cómo cambia el cuerpo después del embarazo, simplemente en cómo cambia la vida tras tener un bebé.

1. Menos tiempo para ti

Es una realidad. Tras el embarazo y cuando tienes un hijo pequeño tienes mucho menos tiempo para ti. Está claro que las tareas se pueden y deben repartir entre padre y madre. Aún así, sus horarios te trastocarán y quizá algo tan sencillo como darse un baño quede completamente relegado. Ahora las duchas exprés serán tu mejor aliado.


Las horas dejan de tener 60 minutos y los días dejan de tener 24 horas, o por lo menos lo notamos así. Sí, la percepción del tiempo es completamente diferente cuando tienes un bebé. El ritmo del día se adapta a él. Acostúmbrate a intentar sacar tiempo para ti, por poco que sea. Aunque no sea tanto como antes, lo vas a disfrutar muchísimo más, pues lo valorarás mucho.

2. Dormir es un privilegio

La vida cambia al tener un bebé y una de ellas es el tema del sueño el cual es muy relativo, hay niños más tranquilos que otros, así como hay niños que duermen más que otros del tirón, sin esos despertares tan incómodos. No obstante, si estás dando el pecho, las tomas nocturnas existen. Dormir horas seguidas puede convertirse en un auténtico reto. Para dormir bien durante el posparto lo mejor es organizarse y buscar soluciones. Las cunas que permiten el colecho son ideales, pues estaremos en el mismo lugar sin necesidad de movernos demasiado para estas tomas.

Además, también es buena idea que cuando el bebé se despierte y no sea por cuestiones de tomas, la pareja se turne para atenderlo. Aún así, ya adelantamos que será complicado volver a dormir una noche sin interrupciones hasta que el bebé sea un poco más mayor. Aprovecha pues todo el tiempo que puedas para descansar.

3. El orden no es tu prioridad

Otra de las cosas que cambian cuando eres madre por primera vez es que tus prioridades cambian, si eres una persona obsesionada con el orden, vas a notar un cambio radical. Cuando nazca tu bebé, en tu casa ya no imperará ese orden que tanto amas. Aceptarlo es la clave. No es que tu casa esté sucia, ni mucho menos, es que un bebé conlleva un montón de objetos y elementos nuevos. Además, no es una etapa corta, a medida que tu hijo crece, tendrá más juguetes y más objetos personales. Mantenerlo todo impoluto es bastante complicado, por lo que es mejor aceptarlo y disfrutar de ese caos organizado.

4. Cambios en tu vida social

Tener un hijo no significa renunciar a tu vida social, aunque muchos crean que sí. No obstante, es evidente que todo eso cambia cuando eres madre. Las salidas nocturnas serán más complicadas. Las fiestas no te apetecerán tanto, recuerda que estarás más cansada. Asimismo, empezarás a sentirte más cómoda con las quedadas diurnas. Quizá incluso con parejas que tengan también bebés. Estar en la misma situación parece que une. No es que dejes a un lado tus viejas amistades aunque es cierto que la maternidad afecta a la amistad, ahora van a tener que acostumbrarse a tus nuevos horarios.

La maternidad cambia la vida

Rasstock || Shutterstock

Si te resistes a variar tu vida totalmente, siempre puedes dejar a tus hijos con los abuelos y disfrutar del ocio como antes, pero te adelantamos que no será lo mismo. Siempre vas a estar pendiente de tu hijo. Desvincularnos tan pronto es complicado.

5. Cambios en el vestuario

La forma de vestir cambia después del embarazo en muchos casos, vestirse tras el parto no es sencillo y el cuidado del recién nacido implica que la ropa se manche constantemente o se dañe fácilmente, por ello, es posible que tus prendas cambien en esta etapa o por lo menos los primeros meses de vida del bebé.

6. Una nueva admiración

Es posible que tu relación con tus padres sea excelente. No obstante, uno no entiende tanto a un padre y una madre como cuando tiene un hijo por primera vez. Si los admirabas, ahora los admirarás más; y es que te darás cuenta de todos los esfuerzos que han hecho por ti y el trabajo que implica tener un bebé y ayudarlo a crecer.

7. Un nuevo amor

Quizá sea el cambio más importante. Cuando tienes un hijo, descubres que siempre hay una forma nueva de querer. Una manera única e intensa que antes no habías experimentado, el verdadero amor. Ser madre implica querer a tus hijos por encima de todo, un amor que existirá antes de tener a tu hijo en brazos y que irá aumentando día tras día.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

© 2008 - 2019 elembarazo.net. Todos los derechos reservados.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account