¿En qué consiste el reflejo de pujo?

Un parto siempre es diferente. Sí, cada mujer y cada parto es un mundo, aún así, podemos decir que este proceso se divide en varias etapas muy diferenciadas. Cada una de las etapas del parto está relacionada con unas sensaciones características y que variarán muchísimo dependiendo de las circunstancias y de la persona en sí. Sea como sea, hay una fase concreta que es bastante importante, casi determinante. Se trata de la fase en la que la mujer siente irremediables ganas de empujar. Sí, estamos ante el reflejo de pujo, un mecanismo del cuerpo femenino que ayuda durante el parto para que el bebé de su último paso a la vida. Te hablamos un poco sobre qué es exactamente el reflejo de pujo y cuándo aparece.

Cómo empujar en el parto con epidural

Dean Drobot || Shutterstock

Qué es el reflejo de pujo

El reflejo de pujo no es más que unas imperiosas ganas de empujar. Es, como su propio nombre indica, un acto reflejo. Estas ganas de pujar, o empujar, se deben a que el cuerpo de la mujer intenta ayudar como puede a su bebé a salir del canal del parto. Estas ganas imperiosas de empujar se producen cuando la cabeza del bebé está muy baja, tanto como para presionar la musculatura del suelo pélvico de la futura mamá. Las ganas aumentan cuando la cabeza presiona el músculo elevador del ano y el recto. En este momento, es enviada una señal al cerebro que produce unas ganas irrefrenables de pujar y es cuando se da el reflejo.


El periodo expulsivo, que es como se conoce a este momento, puede durar entre 2 y 3 horas en las mamis primerizas. En las madres que ya han dado a luz antes, este proceso puede reducirse a una hora. Sin embargo, hay que recordar que hoy por hoy se ha medicalizado muchísimo el parto. No podemos obviar la anestesia epidural, que se ha terminado generalizando en esos momentos para eliminar el dolor del parto. Esto obliga a que los pujos sean dirigidos y no naturales. La matrona o el ginecólogo se encargará de estar encima de la futura mamá para poco a poco decirle cuando tiene que empujar.

Cómo abrir el canal del parto

Konstantin Aksenov || Shutterstock

Los pujos de la mujer bajo los efectos de la epidural

En los casos en los que la epidural se suministra, recordemos que una mujer puede crear su plan de parto durante el embarazo y rechazarla, el reflejo de pujo cambia. Dependiendo del efecto que haya producido la analgesia, este reflejo puede verse muy disminuido, es más, en muchas ocasiones puede quedar completamente anulado.

Es cierto que la función de la epidural es analgésica y no anestésica. Esto significa que simplemente debería disminuir la sensación de dolor de las contracciones, pero no acabar con la sensibilidad ni la movilidad. Aún así, todo es posible, y como hemos comentado, cada parto es un mundo. En estos casos, la matrona se encargará de seguir la curva que dibuja la contracción en el monitor para poder avisar a la mujer en el momento exacto que debe empujar.

Cómo hacer los pujos del parto correctamente

A la hora de hacer los pujos en el parto debes saber que estos son completamente reflejos. La mamá puede sentir de forma natural la necesidad de pujar, como hemos visto. No obstante, es conveniente que logremos hacer coincidir el pujo con la contracción. De esta forma, la mujer estará uniendo dos fuerzas, consiguiendo que el bebé logre descender mucho más rápido por el canal de parto.

Para que el pujo sea eficaz, la mujer tendrá que contraer la pared del abdomen y empujar hacia abajo, siempre intentando que coincida con la contracción. En estos casos, la respiración es importantísima.  Cuando inspira o espira, la mamá puede tener mucha más fuerza. Es posible controlar esa fuerza mediante la respiración, por este motivo los cursos de preparación al parto son tan importantes.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

© 2008 - 2019 elembarazo.net. Todos los derechos reservados.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account